ENVÍOS INTERNACIONALES CON GARANTÍA PROFESIONAL

Since 1990

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

EL BLOG
DE FRAGONARD INTERIORS

Tenemos el gusto de presentaros una destacada pieza. Ha llegado esta semana y nos hemos puesto a estudiar! Os dejamos una breve síntesis del mobiliario japonés.

Extraordinario armario o cofre coreano de tres niveles conocido como samcheungjang, realizado en el siglo XIX durante el periodo Choson (1392 – 1910) en Corea del Sur. Los más comunes son los cofres de dos niveles, como el del Museo Folclórico de Corea, siendo menos frecuente y más escasos los de tres niveles, como en este caso.

Cada uno de estos tres niveles o cofres presenta un par de puertas paneladas que se abren en el centro para ofrecer un amplio espacio de almacenamiento. El primer módulo, por su parte, presenta una fila de cuatro pequeños registros o cajones en la parte superior. Toda la estructura se eleva del suelo gracias a cuatro patas, unidas por una suerte de chambrana en los laterales, que sirve como soporte y apoyo. Impecable sentido de la proporción en el uso de las líneas rectas y planos simples.

El armazón de este mueble se realiza en madera de pino coreano, visible en la parte superior y en los laterales.

La fachada, sin embargo, se configura con paneles de madera de caqui (diospyros kaki) meticulosamente elegidos. Se trata de una chapa de madera con fuerte veta en dos tonos, gracias al oscuro duramen, que encaja a la perfección en forma de espejo y que parecen audaces trazos de tinta como los de la pintura abstracta. Los artesanos carpinteros de la dinastía Yi adoraban esta madera. No se usa recién cortada, sino que se espera un tiempo para que se haga más resistente, a veces incluso 10 años. Acabado de aceite para protegerla y realzar el brillo de la veta.

La península de Corea tiene un clima de mucho contraste pues los veranos son calurosos y húmedos y los inviernos son fríos y secos. Estas temperaturas extremas hacen que los anillos de los árboles sean claramente visibles, obteniendo así esa increíble bicromía. Las chapas de estas maderas decorativas se revisten por su parte posterior con madera de pino coreano o de paulownia ya que no se contrae y evita grietas.

En el mueble, los accesorios metálicos se reducen al mínimo por simplicidad. Los herrajes de bronce son de un tamaño relativamente pequeño y con motivos tenues para no eclipsar la belleza de la madera: tiradores de cajón, esquineros, bisagras en forma de pétalo, etc. La cerradura de las puertas es muy original, a través de la circunferencia de bronce.

En el interior se aprecia la madera del armazón sin tratar y algunos restos de viejo papel usado como forro. En el módulo inferior aparecen restos de lo que se advierte ser un sello de lacre, garantía de fabricación coreana.

La función de este mueble en la casa coreana era la de guardar ropa. En las casas solía haber una habitación femenina y otra masculina, con muebles relacionados con las labores de cada uno. Los muebles en el anbang estaban relacionados principalmente con el almacenamiento de ropa, el aseo y los deberes de la señora como ama de casa. Estos muebles eran más brillantes y alegres en comparación con los muebles austeros de las habitaciones masculinas. En las casas más ricas, las cómodas y otros tipos de muebles podían estar lacados, revestidos con paneles de cuerno de buey o de seda (lisa o bordada), con incrustaciones de nácar y/o carey. Además, los muebles del anbang tendían a utilizar elementos metálicos decorativos en mayor medida que los muebles de las habitaciones de los hombres.

El nombre coreano bandaji (que literalmente significa «medio cierre») se deriva de la puerta con bisagras en el frente de este cofre. Este tipo de cofre era uno de los muebles más esenciales y más comúnmente encontrados en un hogar coreano, normalmente era el regalo de boda para los novios recién casados. La ropa se guardaría en el interior mientras que las mantas dobladas se colocarían encima. Este cofre, con sus accesorios ricamente decorados y su extenso trabajo en metal, es del tipo que se produjo en las provincias del norte de la península de Corea.

Todos estos elementos metálicos se han realizado de madera artesanal mediante la técnica del forjado y el punzado. Las planchas metálicas se han tratado como un lienzo en blanco donde representar motivos orientales como peonías, mariposas, pájaros y símbolos de la felicidad, toda la simbología característica de la cultura oriental.

La parte superior tiene dos tiradores y cierre tipo cofre, la puerta se abre hasta la mitad y el interior es todo un espacio de arcón. Presenta un gran tirador con un perfil poliformado ricamente decorado, propio del mobiliario coreano. Este bandaji, además, se apoya sobre cuatro patas rectas y regulares, lo que le aporta gran ligereza.

En síntesis….

Estos muebles son un ejemplo perfecto del mobiliario coreano, donde la belleza simple y discreta, la ausencia de artificialidad, y la funcionalidad son las virtudes más perseguidas. El mueble coreano es el resultado del entorno cultural de Corea, de su clima, de su vivienda y de sus costumbres. El mobiliario del periodo Choson (1392-1910) es un notable ejemplo de un sentido de proporción y una división exacta de la superficie, como en este caso. Además, en los muebles de madera se enfatiza en el veteado natural de la madera por encima del tallado y de la decoración colorista, algo que expresa maravillosamente el amor por la naturaleza. Examinando la pieza, se aprecia una extensa y profunda pátina incurrida por su antigüedad y uso anterior. Mueble estéticamente impresionante con un inesperado toque moderno.

Bibliografía: Deprez, M. «Korean Antique Furniture & Accessories», p. 46. (La pieza también aparece ilustrada en la portada)

En este blog encontrarás contenido de interés para ti, apasionad@ del arte.

Categorías

Premium

FRAGONARD

INTERIORS AND DECORATIVE ANTIQUES

Entradas relacionadas

No data was found

Entradas relacionadas

Aún no hay contenido relacionado

Horarios

Lunes – viernes: 10:30 – 14:00 / 17:30 – 20:30
Sábados: 10:30 – 14:00
Sábados tarde y domingos: Cita previa

Dónde Estamos

C/ Miguel Íscar 4,
47001 Valladolid

Contacto